Buscar este blog

jueves, 28 de enero de 2016

El último recurso




EL ÚLTIMO RECURSO


-No me toque. Váyase, déjeme en paz. Quiero estar solo.
-Lo lamento, pero tienes que acompañarnos –dijo el policía que pertenecía al grupo étnico de los desteñidos.
-¡No he hecho nada!
-¿Seguro? ¿Y esto que tienes en tu mochila, qué es entonces? ¿Podrías explicarlo?
-Es… una cabellera.
-Es una cabellera que conserva su trozo de piel. Y todavía sangra.
-¡Forma parte de las tradiciones!
-No es verdad. Los de tu tribu hace siglo  y medio que renunciaron oficialmente a este tipo de ritos.
-Esta vez no pude negarme. Tuve que hacerlo. Manitú se lo ordenó al jefe.
-¿Habláis con los dioses?
-¿Y qué tiene eso de particular? Ustedes los cristianos llevan haciéndolo dos mil años.
-Pero no matamos a nadie por orden de nuestro Dios.
-¡Ni nosotros! Pero no diga eso. ¿Y la inquisición? ¿No mataba por motivos religiosos? No mienta, inspector. Ya nos conocemos. No soy un tipo violento. No había arrancado una cabellera en mi vida, pero esta vez tuve que hacerlo. Sin embargo no he matado a nadie.
-Pero has profanado una tumba. Y eso no está bien.
-Hable con el jefe. Él me dijo lo que debía hacer. Mire, por ahí viene.
-¡Gran jefe Serpiente Veloz!
-He venido porque he oído la llamada. Piedra Plana me necesita.
-Claro que necesita de su testimonio. Está detenido por profanar una tumba.
-Yo se lo ordené. Hay que volver a los dioses. El hombre blanco prometió darnos una vida a cambio de nuestras tierras y sólo nos ha traído whisky y una juventud perdida. La cabellera es de su padre, que como sabes fue enterrado ayer en las plataformas de nuestra necrópolis, al modo tradicional –el jefe y el inspector se conocían de muchos años atrás, por eso se tuteaban.
-Sabes que debéis enterrar a vuestros muertos bajo tierra, como exige la ley.
-Nuestras leyes son otras. Y no hacemos daño a nadie con ellas. En cambio, vosotros deberíais analizar si las vuestras ayudan o perjudican. Ahora debo ofrecerle la cabellera al dios para que nos devuelva la vida y la dignidad. Es un gran sacrificio.
El inspector echó un vistazo a la reserva en cuyas afueras se encontraban. Se veían pasar jóvenes completamente borrachos con botellas en la mano, caminando de lado a lado por las calles sin asfaltar. Y era mediodía. No vio uno ni dos: en el escaso lapso de tiempo que estuvo en aquel lugar contó más de cien jóvenes en esas circunstancias.
-Es cierto que hay que hacer algo. No es normal, que de doscientos veinte jóvenes que tiene esta reserva ciento noventa sean alcohólicos.
-Pues eso estamos intentando arreglar.
-¿Cortándole la cabellera a un difunto? Además, ¿no debería pertenecer a un enemigo?
-Yo pregunté al dios qué podíamos hacer. Y una noche reciente él me contestó en mis sueños. Envió a uno de sus súbditos a cortarle la cabellera a su padre, y luego se la ofreció al dios, de tal modo que toda la tribu se curó. Nosotros ahora no tenemos más enemigo que el whisky y el desempleo, y a esos no se les puede cortar la cabellera. Pero el dios habló y ordenó. Y lo que él hizo, nosotros lo vamos a hacer igualmente: respetar su mandato. Piedra Plana perdió a su padre hace tres días, y ayer, con la luna adecuada era el momento. Piedra Plana, ¿tienes la ofrenda?
-Sí, gran jefe –la sacó de su mochila y se la entregó.
-Bien, esta medianoche toda la tribu se reunirá en torno al fuego en el sitio de costumbre para realizar el ritual. Escríbelo en la pizarra de avisos de la Casa del Pueblo, para que todos lo sepan.
-Iré también a la emisora de radio para que lo digan.
-Perfecto, hijo. Ve ahora.
-Está bien, jefe, me iré y haré como que no he visto nada. Dejaré que resolváis esto a vuestra manera, pero no toleraré que alguien resulte herido.
-Gracias y descuide, inspector.
 “Ojalá les salga bien –pensó el viejo inspector de policía-. Si creyendo en esos ritos algún muchacho recapacita y deja de beber, lo daré por bien empleado.”
El policía se subió al coche mientras miraba cómo el anciano jefe y el joven huérfano se alejaban cada uno en una dirección. En la reserva nunca dejaron de intentarlo, pero, por más cabelleras que ofrecieron, el mal nunca los abandonó del todo. El efecto placebo que suponen los ritos religiosos no siempre sirvió para ayudar. Tal vez si el grupo de los desteñidos interviniera con sus psicólogos y personal sanitario entendido en adicciones, se lograría algo. Pero desde el siglo XIX ellos vivían a su suerte, sin esperanza, sin futuro, sin brillo en los ojos.
Y todo eso en la tierra de las oportunidades.
In God we trust.





El último recurso de Susana Villar està subjecta a una llicència de Reconeixement 4.0 Internacional de Creative Commons



jueves, 21 de enero de 2016

¡Corre, Lizzy, corre!




¡Corre, Lizzy, corre!

Detroit, 2023



-¡Ven, deprisa, por aquí, escóndete!
Un joven de apenas diecinueve años trataba de ayudarla. La perseguían. 

Tiró de su brazo hacia sí, sacándola de la vista de sus perseguidores. La ocultó en un escondrijo que conocía entre aquellos añejos restos de arqueología industrial, una vieja fábrica de luz abandonada desde hacía décadas. Todo el hierro había sido sustraído en una rapiña constante, pero las paredes y estructuras seguían en pie, aunque sin techo, lo que convirtió aquel lugar en un extraño reducto en el que la naturaleza verde y el ladrillo se mezclaban en insólita armonía, convirtiendo el lugar en un dédalo inmenso.


-¿Quién eres? ¿Por qué me ayudas? –preguntó ella, todavía asustada-. Soy Elizabeth.
-No importa quien soy yo, Lizzy. Y no te ayudo, me ayudo a mí. Cuanto menos sepas, mejor. Calla. Ya llegan.
El joven sacó una pistola. Quitó el seguro. El clic hizo temblar a la chica.
Era un grupo de once pistoleros a sueldo y varios operadores y técnicos de televisión.
Doce concursantes armados al estilo Rambo. Corrían, miraban, lo escudriñaban todo. Se jugaban algo importante, no dinero, ni fama, sino al contrario, su reputación de matones les podría suponer integrarse en alguna mafia. Para eso concursaban, era como un examen de ingreso, como un casting macabro. Se trataba de un black reality. El premio era cazar a Lizzy, una víctima elegida al azar. El pecado de la chica había sido estar en el sitio inadecuado en el momento inadecuado.
El ganador de la IX Edición, el joven escondido a su lado.





¡Corre, Lizzy, corre! de Susana Villar està subjecta a una llicència de Reconeixement 4.0 Internacional de Creative Commons



miércoles, 13 de enero de 2016

David

Feliz año a todos.

Regreso con una nueva historia en este recién comenzado 2016, que no ha empezado muy bien. En cuestión de una semana dos referentes musicales se han ido para siempre: el cañero e inigualable Lemmy Kilmister y mi muy valorado y muy querido David Bowie. Mi sensibilidad está a flor de piel, y mi cuento de esta semana no podía dejar esta circunstancia sin mención. Mi homenaje a ellos. Nos veremos, chicos.



David


Un joven.
Una ventana.
Una estrella.
Una luz.
Una nave.
Una puerta.
Un ser.




Un joven asustado.
Una ventana reveladora.
Una estrella resplandeciente.
Una luz viajera.
Una nave aterrizada.
Una puerta abierta.
Un ser brillante.

Un joven asustado con la boca abierta.
Una ventana reveladora batiendo las contras.
Una estrella resplandeciente que se acerca en silencio.
Una luz viajera que surge de la nave.
Una nave aterrizada en pleno campo.
Una puerta abierta que muestra una luz cegadora.
Un ser brillante desciende de la nave.
-David. Debes regresar. Venimos a buscarte.

El joven siguió al ser de luz sin hacerse esperar, apenas tenía 69 años.
El mundo cayó en la oscuridad  y las lágrimas mientras la nave regresaba al éter sin conceder despedidas.
El joven regresó a donde había venido. A las estrellas.
-¿Es aquella estrella de allí, papá?
-Sí cariño, aquella es la estrella de David –respondió el padre, sin poder reprimir una lágrima.



A David Bowie, uno de mis padres musicales y fuente de constante inspiración, al día siguiente de su muerte, acaecida el 10 de enero de 2016. Te echaremos mucho de menos en esta tierra tan escasa de genios como el tuyo. Feliz viaje, hombre de las estrellas.





David de Susana Villar està subjecta a una llicència de Reconeixement 4.0 Internacional de Creative Commons