Buscar este blog

viernes, 11 de noviembre de 2016

En algún lugar del multiverso





En algún lugar del multiverso





Curioseaban mientras sus espíritus revoloteaban alrededor del candidato.
-Observa, Heinrich, mi trabajo está dando sus frutos; míralos, pobres diablos, que elevan al poder a uno de mis cachorros más entusiastas. Y los que vendrán después. Debo decir que siento una profunda emoción que hace tambalear mi psicopatía, casi siento empatía por mis valientes.

-Siempre te dije que bajar el nivel en los colegios era fundamental para conseguir nuestros fines, Adolf. Funciona a largo plazo, ya lo estamos viendo.
-Estamos de acuerdo. Pero míralos, cómo unos se llevan las manos a la cabeza, mientras otros disparan sus rifles al aire para celebrarlo. Todo me lo deben a mí, que he sido el compositor de la ideología que más está creciendo en el mundo.
-Aumenta a ojos vista, führer, es imparable.
-Sí. Es maravilloso, Heinrich. Los siguientes que nos glorificarán serán los franceses. Vámonos ahora, dejemos que se preparen para la gran guerra. Sin duda será la última.
Los espíritus abandonaron el salón del hotel neoyorquino donde se celebraba la victoria del candidato republicano.
Amenaza cumplida. No hay lugar al que huir ni sitio en el que esconderse. El reloj del fin echó a andar, tras años esperando su turno. Entonces regresaron las palabras del poeta:
“El futuro es incierto y el fin siempre está cerca”.

Pongo mi mano en el alma y cierro los ojos a este escenario infame.

Dormir, tal vez soñar con otra realidad libre del odio y la sinrazón.





 

En algún lugar del multiverso de Susana Villar està subjecta a una llicència de Reconeixement 4.0 Internacional de Creative Commons  





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Quieres darme tu opinión o comentar alguna cosa?