Buscar este blog

viernes, 18 de noviembre de 2016

Coly Breeh





Coly Breeh




Se hizo de noche. La joven caminaba despacio, mirando hacia todos los lados, sentía el frío del anochecer y algunas miradas puestas en ella. Regresaba a casa tras un día de instituto agotador. Sabía que no estaba sola, en ese camino entre árboles nunca lo estaba. 

Las sombras se alargaban a medida que ella iba avanzando. Los árboles se estiraban para hacer que la penumbra se espesara, y así disuadir a otros de tomar aquel atajo. Graznidos, rugidos, ladridos, aullidos. Todo eso se oía. Y entre todo eso, un cri cri cri mezclado con llanto. Y entre ese llanto, más cri cri cri mezclado con graznidos, rugidos, ladridos, aullidos. La chica recorría todos los días ese mismo camino pues por él se ahorraba veinte minutos entre clase y casa. Sus amigas vivían en otros barrios de la ciudad, por lo que siempre hacía el mismo recorrido ella sola.
Un día los cri cri cri se convirtieron en suspiros. Mery, que así se llamaba la joven, se paró cuando los escuchó. Miró bien a su alrededor, pero no veía quién podía encontrarse allí aparte de ella misma. Echó a andar, pero los suspiros arreciaron. Entonces ella lo vio. Se trataba de un pequeño ser de sexo aparentemente femenino, de blanco y largo vestido, que no abultaba más que una salchicha pequeña. El ser se mantenía en el aire merced a unas pequeñas y transparentes alitas que se movían tan deprisa que resultaba imposible contar sus aleteos. 
 
-¿Qué eres? –preguntó la joven.
-Soy Coly Breeh, espíritu de las aves pequeñas. Cuido de ellas, las ayudo. Soy uno de los suyos –dijo suspirando.
-Hola Coly Breeh, yo me llamo Mery. ¿Eres un hada? No te haré daño, al contrario, me fascina verte. ¿Qué te pasa?
-Mi vestido… me he enganchado con esas ramas y se ha roto. Necesito uno nuevo, o mis compañeras no me reconocerán al regresar a casa al amanecer. Nos exigen ser cuidadosas con la ropa, pero yo soy tan despistada y patosa, que me van a abroncar. No me libraré.
-Bueno… tal vez yo pueda hacer algo. En casa tengo vestidos de muñecas con las que ya no juego, pero a ti te sentarían de maravilla. No los necesito. Si me sigues, te los daré.
-De acuerdo. Te seguiré, pero si veo humanos, me esconderé. Ellos no deben verme. Y tú no debes contar a nadie que me has visto. Ni siquiera para aumentar tu baja popularidad.
-¿Cómo sabes eso?
-Fácil. Todos los días vienes por aquí tú sola. Nunca te acompaña nadie. No tienes demasiados amigos.
-Es cierto. No soy muy sociable, y mis pocos amigos viven en la dirección opuesta. ¿Si yo te ayudo me ayudarás a mí a arreglar mi problema?
-Sí, pero vamos ya. Se hace muy tarde para ti.

Caminó sola, mientras el hada la seguía ocultándose entre hierbas y árboles, volando incansable. Llegaron a la casa. Su madre no se encontraba en ella en aquellos momentos. Mery entró y el hada la siguió hasta su cuarto. Allí abrió un armario de muñecas, lleno de ropa de todo tipo. Coly Breeh se mostró sorprendida y a la vez encantada con aquel espectáculo.
Sin embargo, la joven era humana y por ello crecía en ella el germen de la abyección. Su baja popularidad en el colegio había encendido en ella la llama de la maldad, la traición se instaló en su corazón. Decidió otro destino para el diminuto espíritu del bosque. Mientras veía al hada revoloteando entre los vestidos y escogía uno blanco de fiesta muy largo y amplio, la encerró en un tarro de conservas vacío. Cerró la tapa. Ya tenía argumentos para que todos le hicieran un poco de caso al día siguiente. El ser miraba a la joven desde dentro sin rebelarse, en realidad no lo necesitaba, solo pensaba en la pena que le daba la pobre chica. Sin embargo en el mundo natural la traición se paga cara.

Tratar de cazar un hada es imposible. Cuando al día siguiente la madre entró en la habitación de Mery para despertarla, ahogó un grito cuando vio lo que allí había sucedido. El armario de los vestidos de juguete se encontraba vacío, la habitación lucía revuelta, la ventana abierta de par en par con las cortinas volando al viento, y su hija dormía, pero su tamaño había disminuido hasta el del hada, que había huido con su botín.
Mery era la cazadora cazada. Y es que entre otros poderes, las hadas pueden ver las intenciones de los humanos y anteponerse a ellas. Y ella necesitaba aumentar su popularidad, lo que puso a Coly Breeh sobre aviso.


 Método inadecuado. Aviso a transeúntes de bosques y zonas solitarias: no molestes al espíritu del bosque, aunque él se muestre ante tus sorprendidos ojos.





Coly Breeh de Susana Villar està subjecta a una llicència de Reconeixement 4.0 Internacional de Creative Commons






No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres darme tu opinión o comentar alguna cosa?