Buscar este blog

jueves, 16 de julio de 2015

lady relatos: Las apariencias engañan. Bestia o ángel.

Relato: Bestia o ángel


Cuentos y relatos.
El chico quedó paralizado mientras aquella bestia amenazaba con destrozarlo. Se trataba de uno de esos perros creados en laboratorio durante la Segunda Guerra Mundial. “No debería estar permitido que perros como éste campen a sus anchas sin bozal, correa y su dueño siempre cerca”, pensaba mientras le temblaba todo el cuerpo. Y eso era mucho temblar. El perro se encontraba como a veinte metros del muchacho, y ladraba con tal insistencia, que se le hizo imposible avanzar.
Al joven le había costado una enfermedad acudir al médico para tratar esa obesidad que le estaba aislando de la sociedad: a sus veintidós años aún no había conocido mujer, pues en su enorme humanidad sólo el sudor le acompañaba tercamente, como en una alianza que nadie quiere, como un castigo que ninguno cree merecer. Su madre, sus hermanos, su único amigo habían insistido tanto y durante tanto tiempo que acabó por claudicar y visitar al endocrino. Éste le proporcionó una dieta y un plan de ejercicios que, dado el tremendo peso que sufría, consistía en salir a andar durante el primer mes rodeando la manzana de casas de su barrio, cosa que alguien en su peso no podía tomarle más allá de cinco minutos a él le llevaba media hora. Una vuelta a la manzana las primeras dos semanas, dos vueltas las dos siguientes, y así hasta el regreso a la primera revisión, un mes después. 
Inició la rutina del quinto día de la segunda semana. Caminaba con mucho esfuerzo, animado por esa ansiedad que crea el deseo de cambio, aunque pocas jornadas antes él ni se había planteado darle una vuelta tan radical a su vida: comer mejor y levantarse del sofá. Pero, mientras doblaba la primera esquina salió ese perro desconocido a ladrarle, paralizándolo de terror. Él, en lugar de hablar cariñosamente al animal para calmarlo, lo puso más nervioso, comenzó a sudar copiosa y visiblemente. El perro continuaba ladrando, y el joven ya no sabía qué hacer, si retroceder, si avanzar ignorando al perro o si pedir ayuda a gritos ante semejante alarde de mala uva.
Cuento corto sobre las falsas apariencias.Entonces ocurrió algo inesperado. Se oyó un estruendo en la calle a la que el joven trataba de acceder. Había estallado una bomba. El perro dejó de ladrar, la bomba le había alcanzado de lleno. Al retenerle, el can que parecía tan amenazante le había salvado la vida. El joven comprendió al instante y se acercó al perro para ver si podía hacer algo por él, pero el animal falleció en sus manos, mientras se las lamía. Compró un pequeño ramo de flores y lo depositó en el lugar en el cual había caído su salvador. El joven decidió dedicar al animal todo su esfuerzo para lograr su meta. Juró no olvidar aquella lección que momentos antes no supo interpretar, nunca más dejarse llevar por las apariencias, pues el perro, a pesar de su feroz aspecto, demostró tener buenas intenciones.

No obstante, si no se hubiera asustado, posiblemente habría muerto… Si no le hubieran impactado las apariencias del perro, ¡quién sabe si habría sido alcanzado por la explosión! El joven creyó aprender que es deseable no dejarse llevar por las apariencias, aunque en este caso concreto, este prejuicio le había salvado la vida.



Si te ha gustado este cuento corto, tal vez te gusten estos otros:
-En el panteón. En este cuento, la pequeña protagonista cobra conciencia en el interior del panteón familiar, donde yacen los restos de un ser querido. Pero... ¿Qué falla aquí?
-Caida libre. Este intenso relato, al igual que el anterior, pertenece a la serie de cuentos dedicados a los sueños. Esta vez, el protagonista, que padece de vértigo, sufre una odisea cada noche, en sus sueños...


Llicència de Creative Commons
Bestia o ángel de Susana Villar està subjecta a una llicència de Reconeixement 4.0 Internacional de Creative Commons

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres darme tu opinión o comentar alguna cosa?